CATALUNYA REGULA LOS CLUBES Y ASOCIACIONES CANNÁBICAS

  • Es la 3ª ley aprobada, tras la Vasca y la Navarra, encargada de regular los Clubes Sociales de Cannabis y la segunda que sale adelante en España vía Iniciativa Legislativa Popular.
     
  • Las propuestas pro regulación en forma de Proposición No de Ley o de Iniciativa Legislativa Popular, así como los distintos modelos de regulación, continúan proliferando en 2017.

     

El miércoles 28 de junio, el Parlamento de Catalunya aprobaba la Ley que regula el funcionamiento de Clubes y Asociaciones cannábicas. El resultado de la votación fueron 127 votos a favor procedentes de Junts pel Sí, Ciudadanos, PSC, Catalunya Sí que es Pot y la CUP; 8 votos en contra por parte del PP catalán y la abstención del diputado no adscrito Germà Gordó.

La ley aprobada, tiene su origen en la Iniciativa Legislativa Popular conocida como ‘La Rosa Verda’, presentada por representantes de distintos colectivos cannábicos.
En julio de 2015 el equipo de ‘La Rosa Verda’ inició la recogida de firmas que la ILP requería, recabando más de 56.000.

Esta proposiciónya convertida en ley, propone una reglamentación para los clubes sociales de cannabis basada en su carácter como entidades sin ánimo de lucro, capaces de autoabastecerse y distribuir cannabis entre sus asociados, mayores de edad que consumen en un ámbito privado con finalidad recreativa o medicinal.

David Pere Martinez Oró dando su discurso en el Parlament defendiendo la ILP.

David Pere Martinez Oró dando su discurso en el Parlament defendiendo la ILP.

David Pere Martinez Oró, en representación de la Comisión promotora de la iniciativa defendió de una forma enérgica y vehemente todos los argumentos a favor de esta ley a la vez que criticó con datos el nefasto régimen prohibicionista y todo lo que aquel conllevaba, concluyendo que había que avanzar a políticas más justas con los usuarios y eficaces en cuanto a la prevención y reducción de riesgos.

Como gran novedad, las asociaciones ahora estarán autorizadas a cultivar marihuana, uno de los grandes inconvenientes a los que siempre se han enfrentado estas entidades. El texto establece que la cantidad máxima cultivada permitida será de 150 kg al año por asociación. Cada socio podrá disponer de un máximo de 60 gramos al mes si es mayor de 20 años y de 20 gramos para los consumidores con edades comprendidas entre 18 y 20 años.

Esta Ley supone un reconocimiento de derechos que dota de seguridad jurídica al consumidor
— Oriol Casals

La ley expone las diferentes características que deben tener las asociaciones, como el carácter libre de lucro, los requisitos de inscripción y control del cannabis, un límite de 1000 socios por asociación, autoabastecimiento a través del autoconsumo o la permisividad de 60 gramos al mes para los consumidores de cannabis medicinal a partir de la mayoría de edad.

La iniciativa es la tercera ley aprobada, tras la Vasca y la Navarra, encargada de regular los Clubes Sociales de Cannabis y es la segunda que sale adelante en nuestro país por vía Iniciativa Legislativa Popular. 

Durante el debate parlamentario, hubo una gran presencia sociedad civil en la tribuna con distintos grupos de activistas, como las federaciones catalanas unidas bajo la plataforma Som el que Cultivem, Regulación Responsable, CAT FAC y otras entidades.

Oriol Casals, portavoz de ‘La Rosa Verda’ calificó la ley como un ‘reconocimiento de derechos que dota de seguridad jurídica al consumidor’.
Por su parte, Raúl Moreno, diputado del PSC, consideraba que esta ley era el inicio del fin de la inseguridad jurídica y sanitaria de los consumidores de cannabis y se mostraba partidario de fomentar el debate a nivel estatal, al tiempo que recordaba la escasa efectividad de la prohibición del cannabis y realizaba una reivindicación de la medida como síntoma de la defensa de las libertades de las personas y sus derechos.

Raúl Moreno, diputado del PSC durante su intervención. Foto: Soft Secrets. 

Raúl Moreno, diputado del PSC durante su intervención. Foto: Soft Secrets. 

Alba Vergés, la diputada de Junts pel Sí (JxSí) aseguraba sentirse “orgullosa” de la ley a la vez quepedía al PP que no llevara la propuesta ante el Tribunal Constitucional.

Noemí de la Calle, de Ciudadanos, se mostraba crítica en su intervención con ciertos aspectos de la ley, en la que echaba de menos “falta de ambición” al haberse dejado fuera la regulación del autocultivo más allá de las asociaciones. La diputada también ensalzó las virtudes medicinales de la planta.

El Partido Popular, históricamente reacio a apoyar cualquier iniciativa legal referente al cannabis, ha sido la única formación política que ha votado en contra. Pese a encontrarse en clara minoría parlamentaria, el PP ha anunciado que llevará la ley ante el Tribunal Constitucional, como ya hizo con proposiciones similares en otras comunidades, como la Ley de Adicciones del País Vasco. Alberto Villagrasa, diputado del PP advirtió de que “Tratar de legislar la ilegalidad no va a ninguna parte y solo genera frustración”.

Recientemente, la plataforma pro Regulación GEPCA, formada por expertos en distintas materias, presentaba su modelo de regulación nacional del cannabis, legitimando la propuesta del colectivo ‘Regulación Responsable’ al no dejar fuera ninguno de los llamados ‘5 Pilares de la Regulación’ que esta última plataforma defiende.

Las propuestas pro regulación continúan proliferando en un 2017 en el que el uso del cannabis, parece estar más cerca de la legalización que nunca.  Ya sea a través de Proposiciones No de Ley como las que se han presentado en Asturias, Cantabria, Extremadura, Canarias, Andalucía, Madrid o Murcia, o mediante Iniciativas Legislativas Populares, como la presentada en el Congreso de los Diputados por el partido Navarro RCN NOK,  ‘Tu Papel Importa’, partidos de todas las ideologías parecen estar abandonando las antiguas e infructuosas políticas prohibicionistas.