SUIZA, UN MERCADO DE CANNABIS RECREATIVO EN CRECIMIENTO

La legalización del cannabis es un tema candente en Europa este año. Los avances más representativos son la aprobación en Irlanda del uso medicinal del cannabis y que en Alemania se encargarán de suministrarlo a través de seguridad social para que sea accesible a todo el mundo. En este contexto, los activistas de la reforma suiza están reactivando sus propios intentos de regular, en este caso, la marihuana recreativa.

En Suiza en este momento, la opción que se contempla consiste en una reforma completa del cannabis. Actualmente hay una propuesta sobre la mesa para legalizar completamente la industria y el consumo de la planta. El portavoz Nino Forrer de "Legalize It", la plataforma encargada de impulsar la nueva reforma suiza, aseguraba recientemente que "la prohibición del cannabis es errónea desde una perspectiva social, errónea desde el punto de vista legal y simplemente estúpida desde el punto de vista económico".

Los objetivos de la iniciativa, según informa "Legalize It", son tres: permitir a los adultos la “libertad de y el derecho a consumir cannabis”, evitar la compra del cannabis en el “mercado negro” y asegurar una creciente inversión en la prevención del uso de drogas, en la investigación afín y en la seguridad social. Los fondos para tal inversión, según aclara el grupo, provendrán de la recaudación de impuestos del comercio de cannabis y de lo que se ahorre en gastos estatales en concepto de represión.

Los tiempos están cambiando.

En 2008, una propuesta similar fracasó en las urnas. El 63% de los suizos dijo 'no' a la proposición de regular el cannabis. Sin embargo, desde entonces, las cosas han cambiado radicalmente tanto internamente como en el contexto internacional.

La reforma en los Estados Unidos ha sido observada de cerca en Europa tanto desde el punto de vista político como económico. No es ningún secreto que el gobierno alemán consideró la reforma médica como una medida de imprescindible aplicación. Es por ello que en el parlamento alemán se votó unánimemente a principios de este año para que la seguridad social se encargara de cubrir el suministro de estos nuevos fármacos de cannabis. Dicho esto, los detalles de cómo se llevará a cabo este despliegue todavía están por verse.

Desde 2011, en Suiza, el cannabis que contenga hasta un 1% de THC puede ser vendido legalmente y consumido. Como resultado, las ventas legales de cannabis de baja potencia ya superaron los 100 millones de francos suizos al año. Esto significa un ingreso fiscal para el gobierno del 25% del total.

El éxito de las ventas se debe, sobre todo, al hecho de que los productores han logrado crear plantas con una fuerte concentración de cannabidiol (CBD). Esto permite comercializarlo como aceite para masaje o como productos terapéuticos. Los precios oscilan entre siete y 18 francos suizos por gramo, más o menos los mismos que para el cannabis ilegal.

Manifestantes alemanes pidiendo la legalización del cannabis. 

Manifestantes alemanes pidiendo la legalización del cannabis. 

En febrero, las autoridades sanitarias suizas decidieron tasar el cannabis con bajos índices de THC como si fuera tabaco, aportando así una prueba más de su carácter legal.
En la actualidad hay 140 minoristas en el país, registrados para vender cannabis bajo en THC, un poco más que el año pasado. En este entorno, una iniciativa para legalizar y taxar el cannabis tiene aún más sentido.


Lo que significaría un mercado de recreo suizo

Si la propuesta suiza tiene éxito, esto aumentaría las apuestas para la reforma global en Europa. De hecho, Suiza podría acabar siendo el "Colorado" de los estados europeos desde esta perspectiva. Los mercados recreativos europeos siguen necesitando de una definición completa y un mandato legislativo claro y, aún cuando se aprueban medidas de este tipo, la incorporación de estas iniciativas al sistema siempre es demasiado lenta. Por su parte, Alemania ha señalado que tardarán otros cinco años (por lo menos) hasta que consideren la reforma recreativa federal.

Las ventas han vuelto a crecer este año en Suiza (desde febrero) cuando las autoridades ordenaron que todos los productos de cannabis llevaran advertencias de salud como el tabaco. Una nueva tienda lanzada en diciembre de 2016 ya está reportando ganancias de alrededor de 95.000 dólares al mes.

Eso significa que los activistas suizos, si tuvieran éxito esta vez, podrían crear el primer mercado del euro completamente funcional, gravado y conforme a la ley para el cannabis recreativo, obviamente con más del 1% de THC permitido actualmente.

Una cosa sigue siendo clara. En un ambiente donde casi todos los gobiernos nacionales están siendo forzados a admitir la eficacia médica de la droga, la siguiente pregunta lógica es, ¿cuándo será legal para todos los demás?