REINO UNIDO ESTUDIA CÓMO EL CANNABIS PUEDE TRATAR TUMORES CEREBRALES INFANTILES

Científicos de la Universidad de Nottingham en Reino Unido, están investigando si el cannabidiol (CBD), el producto químico no psicoactivo en la marihuana, podría utilizarse para reducir los tumores cerebrales. Este estudio viene impulsado por un número creciente de padres que está optando por administrar la sustancia a sus hijos ante los beneficios que aseguran que ofrece.

El equipo que forma el estudio está dirigido por el profesor Richard Grundy del Centro de Tumores Cerebrales Infantiles de la Universidad de Nottingham, quien dijo que se ha registrado un aumento considerable en 2017 de padres que lo administran sin consejo médico ante la creencia de que podría ser beneficioso. Los productos que contienen cannabidiol (CBD) se pueden comprar online legalmente y no contienen THC, el ingrediente psicoactivo del cannabis y responsable de la sensación de ‘colocar’.

Profesor David Walker y Profesor Richard Grundy, co directores del Centro de Tumores Cerebrales Infantiles de la Universidad de Nottingham, examinando un escáner cerebral. 

Profesor David Walker y Profesor Richard Grundy, co directores del Centro de Tumores Cerebrales Infantiles de la Universidad de Nottingham, examinando un escáner cerebral. 

En 2016, la Agencia de Regulación de Medicamentos y Productos para el Cuidado de la Salud declaró que el compuesto tenía un efecto de "restauración, corrección o modificación" en las "funciones fisiológicas". Aún así, el inconveniente se encontraba en la necesidad de que las empresas adquirieran una licencia para venderlas. Al estar oficialmente clasificadas como medicinales deben cumplir con los estándares de seguridad, calidad y eficacia.

Aunque no se ha realizado investigación alguna sobre cómo el cannabidiol puede tratar tumores cerebrales, sí que se ha documentado la capacidad de las moléculas de cannabis para aliviar el sufrimiento de los pacientes de cáncer.

Actualmente hay una necesidad urgente de encontrar nuevos métodos de tratamiento de tumores cerebrales infantiles. En Reino Unido estos tumores matan más niños que cualquier otro tipo de cáncer, aunque la enfermedad recibe menos del uno por ciento de los fondos de investigación de cáncer del país. Alrededor de 1.750 menores de 18 años son diagnosticados de cáncer anualmente, de los cuales unos 450 son cánceres cerebrales y de médula espinal.

Los investigadores de este nuevo estudio, cultivarán células de diferentes tumores cerebrales en condiciones de laboratorio. A algunas de éstas células se les aplicarán moléculas de cannabidiol y a otras no. De este modo, se comparará cómo la presencia de células tumorales difiere en ambas muestras a través de una técnica llamada "tinción celular". Esto mostrará cuántas células se están dividiendo y si alguna está muriendo. Si tiene éxito, los productos de cannabidiol podrían proporcionar un medio más suave y menos tóxico de tratar el cáncer que la quimioterapia o la radioterapia.

“Esperamos que las células tumorales cerebrales cultivadas en cannabidiol detengan su crecimiento y mueran", dijo el profesor Grundy.

William Frost junto a su familia, inspiradores del nuevo estudio de la Universidad de Nottingham. 

William Frost junto a su familia, inspiradores del nuevo estudio de la Universidad de Nottingham. 

Los padres de William Frost, un niño de cuatro años de edad diagnosticado con un tumor cerebral ependimoma en 2014, están promoviendo esta nueva investigación. En 2016, los médicos les dijeron que nada más se podía hacer por su hijo. Así comenzaron a investigar tratamientos alternativos. A los seis meses de haber iniciado un tratamiento con cannabidiol, el tumor de William se había reducido en dos tercios, y ahora puede asistir a la escuela a tiempo parcial.

Mientras que la investigación sobre el cannabidiol está en su relativa infancia, hasta la fecha, su único efecto secundario negativo es una desagradable sensación de sequedad en la boca. En esencia, el cannabis y sus compuestos constituyentes inhiben la secreción de la saliva, llevando a la aridez en la boca.

En el Reino Unido cada año alrededor de 450 niños y adultos jóvenes menores de 18 años son diagnosticados con un tumor cerebral.
Hasta ahora se sabe poco acerca de los factores de riesgo para los tumores cerebrales. Se conce que algunos factores (por ejemplo, la exposición a la radiación ionizante y la historia familiar de cáncer de cerebro) pueden aumentar el riesgo de desarrollar este tipo de tumor.