LEGALIZACIÓN DEL CANNABIS: LA DIFERENCIA ENTRE ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ

  • El primer ministro canadiense, Justin Trudeau publicaba una legislación que convertiría a Canadá en la primera nación industrializada en legalizar la marihuana en su totalidad.
     
  • Pese a levantar la prohibición en todo el país, las provincias seguirían teniendo la capacidad de regular el consumo público según sus prioridades.
     
  • Las compañías canadienses, están mejor capitalizadas que sus homólogas estadounidenses y saben cómo cultivar cannabis legal a gran escala.

Como miembro del Partido Liberal, el primer ministro canadiense Justin Trudeau prometió legalizar el cannabis durante su campaña de 2015. Hace dos semanas, Trudeau publicaba una legislación que convertiría a Canadá en la primera nación industrializada en legalizar la marihuana. Si el Parlamento aprueba la iniciativa, algo con enormes posibilidades de ocurrir, la marihuana estará legalmente disponible a través de la vasta nación a mediados de 2018.

Mientras que la marihuana recreativa para uso de adultos es legal en ocho estados de los Estados Unidos, y una creciente tolerancia en América hacia el cannabis ha amortiguado el impacto del anuncio de legalización, la iniciativa de Canadá supone un hito importante para el movimiento de legalización y grandes preguntas siguen sin respuesta.

¿Cómo se legalizará el cannabis recreativo en Canadá, y qué significará para los estadounidenses?.

En los Estados Unidos, la legalización ha llevado a una explosión de marcas y productos, incluyendo comestibles, aceites, vapeadores y una enorme variedad de productos más. Canadá no tiene nada de eso. Por ahora, los comestibles son ilegales, aunque se espera que esta situación cambie. Podría decirse que los productores con licencia no han dedicado la misma energía al desarrollo de productos que sus homólogos estadounidenses.
Por ejemplo, los utensilios relacionados con vapeadores no están ampliamente disponibles a través de canales legales.

Hilary Bricken, abogada de Seattle especializada en Cannabis.

Hilary Bricken, abogada de Seattle especializada en Cannabis.

Según Hilary Bricken, abogada de Seattle especializada en cannabis con clientes estadounidenses y canadienses, el enfoque general ha sido cauteloso ya que es más fácil "relajar las reglas más tarde". Según Bricken, Canadá parece estar haciendo todo lo posible para contener la emoción del consumidor.

La mayoría de las provincias canadienses todavía controlan parte de sus ventas de alcohol - los gobiernos son dueños de las tiendas de licores - y Bricken dice que es altamente probable que las provincias también controlen la distribución de cannabis.

La edad para beber en Canadá es 18 o 19, dependiendo de la provincia. La edad mínima para consumir cannabis en Canadá será de 18 años, aunque las provincias tendrán potestad paraaumentar la edad mínima si así lo desean.


¿Podrán los ciudadanos estadounidenses disfrutar de la legalización canadiense?

Con un mercado tan controlado en el norte, Bricken no espera que la legalización en Canadá tenga mucho impacto en los hábitos de consumo de los Estados Unidos. Mientras que los estadounidenses podrán comprar marihuana en Canadá (probablemente el estilo de ‘coffeeshops’ de Amsterdam sea el más popular), el gobierno federal de Canadá ha decidido delegar también esta decisión en las provincias, para que sean éstas quienes se encarguen de crear sus propias normas para regular el consumo público.

Una mujer sostiene una bandera canadiense con una hoja de cannabis durante la celebración del día de la marihuana el 4 de Abril de 2016 frente al parlamento de Ottawa, Canadá. Fuente: AFP.

Una mujer sostiene una bandera canadiense con una hoja de cannabis durante la celebración del día de la marihuana el 4 de Abril de 2016 frente al parlamento de Ottawa, Canadá. Fuente: AFP.

La legislación propuesta por Canadá no ofrece ninguna respuesta. Las provincias tendrán que escribir sus propias reglas, por lo que la capacidad de los turistas para disfrutar de la hierba aún no se ha determinado. Algunos AirBnB en Estados Unidos legales y Canadá ya se anuncian como ‘Amigos del 420’ y sin duda habrá más oportunidades en Canadá.

El gobierno de los Estados Unidos no ha expresado mucha preocupación por la decisión de Canadá de legalizar. La embajada de EE.UU. en Ottawa dijo a la Canadian Broadcasting Corporation que "la legalización de la marihuana en Canadá no tendrá ningún impacto en la legalidad de la marihuana en los Estados Unidos".


¿Afectará esto al negocio del cannabis en los Estados Unidos?

En el ámbito de los negocios, la disparidad en la forma en que los dos países operan ha creado interesantes oportunidades según Alan Brochstein, un analista de acciones en bolsa con sede en Houston que dirige el sitio de finanzas New Cannabis Ventures.

Las compañías canadienses, dice, están mejor capitalizadas que sus homólogas estadounidenses y saben cómo cultivar cannabis legal a gran escala. Citó al productor canadiense Aphria, que se ha asociado con compañías en Arizona y Florida, donde falta experiencia. Mientras tanto, el mayor productor y distribuidor de Colorado The Green Solution se ha movido para traer su experiencia en desarrollo de productos y fabricación en el norte.

"Definitivamente es un flujo de dos vías", dice Brochstein. Aunque piensa que, el hecho de que Canadá opte por la legalización nacional, al contrario que Estados Unidos donde el cannabis sigue estando prohibido por las leyes federales, otorga ventaja al vecino del norte.


¿Podría esto significar que la legalización federal para los Estados Unidos está muy cerca?

Aunque 29 estados tienen algún tipo de programa de legalización, el cannabis sigue siendo federalmente ilegal en E.E.U.U., incluso el destinado a usos medicinales. Debido en gran medida a esta restricción, la industria legal de cannabis en Estados Unidos ha crecido hasta convertirse en un monstruo de Frankenstein creado a partir de remiendos: cada estado ha tenido que determinar por sí mismo si la legalización tiene sentido y cómo debe gobernarse la industria.

Una mujer porta una bandera de Estados Unidos con dibujos de hojas de cannabis durante el festival estadounidense de música de Coachella.

Una mujer porta una bandera de Estados Unidos con dibujos de hojas de cannabis durante el festival estadounidense de música de Coachella.

Durante la administración de Obama, Washington DC demostró un interés mínimo en coordinar los experimentos estatales al respecto. El principio rector, establecido en un memorando del Departamento de Justicia de 2013, es que la aplicación de la ley no interferiría con las industrias legales estatales, siempre y cuando siguieran unas reglas generales como por ejemplo: la imposibilidad de envío de cannabis a través de las fronteras estatales o la prohibición de acceso para los menores. Otras agencias de Estados Unidos, en su mayor parte, también se han negado a discutir temas relevantes como el impacto medioambiental de la industria y el establecimiento de una normativa laboral.

Este enfoque tiene ventajas para algunos: pequeñas empresas y marcas han sido capaces de crecer sin la competencia de gigantes corporativos. Los Estados, condados y ciudades, han podido establecer sus prioridades en términos de qué productos están disponibles y dónde se producen y venden.

En Canadá, se prevé que el proyecto de ley sea aprobado sin problemas por la Cámara Baja del Parlamento canadiense, puesto que el Partido Liberal de Trudeau tiene mayoría absoluta. El proyecto de ley permitirá también el cultivo doméstico de hasta cuatro plantas de cannabis por hogar.

Ralph Goodale, ministro de Seguridad Pública de Canadá, declaró en una rueda de prensa que no permitirá una situación caótica en el país y que "debe haber una transición ordenada".

 

FUENTE: Rollingstone.com