EL CULTIVO DE CANNABIS INDUSTRIAL EN CALIFORNIA GANA TERRENO A LOS PEQUEÑOS PRODUCTORES

  • A pesar de la prohibición federal de la marihuana, los líderes de la industria continúan expandiéndose, confiando en la pronta aceptación de la industria a todos los niveles.
     
  • Comienza a existir un conflicto entre los partidarios de las pequeñas explotaciones y los grandes empresarios que abogan por una producción en masa con exportaciones.
     
  • Los consumidores estadounidenses gastan al menos 50.000 millones de dólares al año en marihuana. Por el contrario, las ventas legales suponen solo 7 mil millones.
     

El vasto y fértil valle de Salinas en California es también conocido como el ‘bol de ensalada de la nación’ por las incontables cabezas de lechuga que crecen en su tierra. Ahora, la industria de la marihuana de California está reclamando un nuevo eslogan para el valle: el cubo de cannabis de Estados Unidos.

Después de años de cultivar marihuana en pequeñas parcelas fuera de la vista de las autoridades, el cannabis de California se está volviendo industrial.

En 2017, invernaderos en ruinas en el Valle de Salinas, que fueron construidos por empresas de vegetales y floristeria, han sido comprados por docenas de empresarios de marihuana, que están cultivando cannabis entre los campos de espinacas, fresas y uvas de vino.

Steve DeAngelo, director ejecutivo de uno de los dispensarios de marihuana más grandes de la nación, el año pasado fundó Harborside Farms para abastecer el negocio.

Steve DeAngelo director ejecutivo de Harborside Farms.

Steve DeAngelo director ejecutivo de Harborside Farms.

La granja de 190.000 metros cuadrados está repleta de invernaderos que emiten el olor de miles de plantas de marihuana y almacenes donde los trabajadores agrícolas que pasaron sus carreras atendiendo a las plantas de frambuesa ahora se sientan en filas recortando delicadamente las hojas de los brotes de cannabis cosechados. Cuando los últimos invernaderos se construyan aquí el próximo año, la instalación será una de las mayores granjas legales de marihuana en el mundo.

Harborside y otras granjas como ésta son un signo de un nuevo capítulo para la industria de cannabis de Estados Unidos, en el que la marihuana se cultiva abiertamente, como cualquier otra cosecha. A pesar de la prohibición federal de la marihuana, los líderes de la industria continúan expandiéndose, creyendo que es sólo cuestión de tiempo que la hierba sea tan ampliamente aceptada como el alcohol en todo el país.

California, con su clima ideal y su vasto mercado, está a la vanguardia del movimiento para normalizar la droga y producirla a bajo precio y en abundancia.
"California está destinada a hacer con el cannabis lo que hemos hecho con cada fruta y verdura", dijo DeAngelo. "Y eso es tomar la mitad del mercado nacional."

Terry Garrett, un analista de cannabis con sede en California, estima que los consumidores estadounidenses gastan al menos 50.000 millones de dólares al año en marihuana. Por el contrario, las ventas legales de marihuana totalizan alrededor de $ 7 mil millones, según datos compilados por BDS Analytics, una compañía especializada en datos sobre el mercado de cannabis.
 

La industrialización del cannabis

Los movimientos agresivos en el Valle de Salinas en el cultivo de cannabis a gran escala, repleto de planes para cintas transportadoras e invernaderos holandeses de alta eficiencia, ya están molestando a la industria. Algunos están preocupados de que el gigante negocio de la marihuana, esté creciendo demasiado rápido y pueda desembocar en un exceso de cannabis en California y una fuerte caída en los precios. Los productores en los últimos años ya han registrado una disminución constante del valor al por mayor de la marihuana, aunque los precios al por menor se han mantenido relativamente constantes.

Los pequeños productores de cannabis que han operado durante décadas y temen que podrían ser eliminados están entre los más alarmados.
"Estamos viendo la industrialización del cannabis comercial", dijo Tawnie Logan, presidenta de la junta directiva de la California Growers Association (Asociación de Cultivadores de California), una organización que hace lobby para que los cultivadores de cannabis tengan acceso al mercado. 

Logan dijo que los pequeños productores estaban agradecidos por las batallas legales que los veteranos de la industria como el Sr. DeAngelo de Harborside habían emprendido para la industria, pero se sentían traicionados por el paso de Harborside a la producción en masa.

"Dicen que están luchando por el pequeño mientras establecen una granja de 50 acres (unos 200.000 metros cuadrados)", aseguraba Logan.

Tawnie Logan presidenta de la junta directiva de la California Growers Association

Tawnie Logan presidenta de la junta directiva de la California Growers Association

Fuera del Valle de Salinas, la mayoría de las granjas de cannabis en California tienen áreas de cultivo que son menores de 5.000 pies cuadrados (464 metros cuadrados). Las áreas de cultivo Harborside serán 70 veces más grandes, alrededor de 360.000 pies cuadrados (33.440 metros cuadrados), y tendrán una capacidad de 100.000 plantas, incluyendo el vivero.

Las granjas industriales de cannabis en el Valle de Salinas están iniciando sus operaciones durante un período de limbo legal en California. Los votantes aprobaron la marihuana recreativa en noviembre, pero los legisladores de California continúan elaborando regulaciones detalladas actualmente, incluyendo la cuestión de si se debe poner un tope al tamaño de las granjas.

Las nuevas regulaciones en el Condado de Monterey están forzando a los productores de cannabis a ser más públicos que nunca. "La industria está saliendo cautelosamente de las sombras", dijo Mary Zeeb, tesorera del condado de Monterey, que está evaluando un impuesto de 15 dólares por pie cuadrado en los cultivadores de cannabis.

El condado de Monterey, que abarca el Valle de Salinas, recibió 73 solicitudes de permisos de cultivo de cannabis, y más de 40 de ellas ya están operativas, dijo Brandon Swanson, un gerente de planificación de la Agencia de Administración de Recursos del condado.

Una granja típica de cannabis en el valle ahora funciona con dos o tres invernaderos, y hay mucho espacio para expandirse. "Nadie está utilizando al 100% la capacidad que tiene su parcela de tierra", dijo Swanson.

La prisa por cultivar cannabis ha estado desorientando a los negocios vecinos. Gerald Voge, un cultivador de flores de quinta generación, dijo que había recibido muchas ofertas de empresas de cannabis para comprar su vivero de 20 acres, incluyendo una reciente oferta de 6 millones de dólares. Se niega a vender. El vivero de su vecino, de 10 acres, ha sido vendido recientemente por $ 3,9 millones a los empresarios del cannabis.
 

Un momento decisivo para el futuro de la industria en california

Maximillian Mikalonis, un ex asistente legislativo de Sacramento que ayudó a escribir las regulaciones médicas de cannabis de California, dijo que los legisladores deben decidir en las próximas semanas si frenar el paso hacia la industrialización.

"Es un momento crítico, un momento decisivo para el futuro de la industria en California", dijo Mikalonis.

La elección, dijo, es entre un "mercado para pequeños operadores de tiendas que han estado haciendo esto durante generaciones - o la dominación por las fuerzas del agronegocio".

Si queremos que el cannabis sea ampliamente aceptado, necesitamos que sea barato
— Jeff Brothers

Algunos creen que la consolidación de un sistema industrial, como ha sucedido en toda la industria alimentaria, es inevitable.

"El esfuerzo para proteger al pequeño está finalmente condenado", dijo Tom Adams de BDS Analytics. "Los minoristas van a tener que hacerse grandes o salir".
La sobre producción también es una preocupación en la industria, ya que podría empujar hacia abajo los precios y porque el cannabis de California podría inundar los mercados de otros estados.

California produce tres veces más cannabis de lo que consume según cálculos conservadores.

"Todo el experimento fracasará si California sigue vendiendo fuera del estado", dijo Hezekiah Allen, director ejecutivo de la Asociación de Productores de California. "Cuanto más producto abandone el estado, más intervendrán las autoridades federales".

Los propietarios de Harborside Farms dicen que están actuando sobre los imperativos del mercado.
Jeff Brothers, director ejecutivo de la empresa matriz de Harborside Farms, pasó décadas en el negocio del cannabis, donde aprendió la importancia de la escala.
"Harborside es criticado por ser el gorila de 800 libras", dijo el Sr. Brothers. "Pero si queremos que el cannabis sea ampliamente aceptado, necesitamos que sea barato" afirmaba Brothers.

Al establecerse en Salinas y aprovechar la infraestructura agrícola, dijo el Sr. Brothers, la empresa será capaz de reducir a la mitad su costo de producción de marihuana. Utiliza una analogía del vino para describir la diferencia entre los pequeños productores en el norte de California y los grandes productores agrícolas en Salinas.

 

FUENTE: THE NEW YORK TIMES