SE REDUCE EL CONSUMO DE MEDICAMENTOS OPIOIDES EN LOS ESTADOS QUE LEGALIZAN EL CANNABIS MEDICINAL

En los estados que se ha legalizado la marihuana medicinal, los hospitales estadounidenses no han registrado una afluencia masiva por fumadores de marihuana, sin embargo, si que han tratado a muchísimos menos pacientes usuarios de opiáceos según asegura un nuevo estudio publicado en Drug and Alcohol Dependence. 

Después de que se aprobara el uso de cannabis medicinal, las tasas de hospitalización por la dependencia y el abuso de analgésicos opiáceos, han disminuido en promedio un 23 % según el análisis, en los estados que legalizaron el cannabis terapéutico. Las tasas de hospitalización por sobredosis de opioides han caído un 13% en promedio.

La Universidad de California en San Diego

La Universidad de California en San Diego

Al mismo tiempo, los temores de que la legalización de la marihuana de uso medicinal conduciría a un repunte en las hospitalizaciones relacionadas con el cannabis demostraron ser infundados, según el informe de Drug and Alcohol Dependence.

"En cambio, las leyes de marihuana medicinal pueden haber reducido las hospitalizaciones relacionadas con analgésicos opiáceos", dijo el autor del estudio, Yuyan Shi, profesor de salud pública de la Universidad de California en San Diego.

"Este estudio y algunos otros han proporcionado evidencias acerca de los posibles beneficios positivos de legalizar la marihuana para reducir el uso y abuso de opioides, pero aún son preliminares", dijo en un correo electrónico.

La Dra. Esther Choo, profesora de medicina de emergencia en la Oregon Health and Science University de Portland, estaba intrigada por la sugerencia del estudio de que el acceso al cannabis podría reducir el uso indebido de opiáceos.

"Cada vez es más claro que luchar contra la epidemia de opioides requerirá un enfoque multifacético y mucha creatividad", dijo Choo."¿Podría el aumento de la liberalización de la marihuana ser parte de la solución? Parece plausible".

Sin embargo, dijo, "todavía hay mucho que necesitamos entender acerca de los mecanismos a través de los cuales la política de marihuana puede afectar el uso de opioides y los daños".

Aproximadamente un 60% de los estadounidenses viven ahora en los 28 estados y Washington, D.C., donde la marihuana medicinal es legal bajo la ley estatal.
Mientras tanto, la epidemia de opioides - provocada por un cuadruplicado desde 1999 en ventas de analgésicos con receta como Oxycotin y Vicodin - mata a 91 estadounidenses al día.

El profesor Shi analizó los registros de hospitalización de 1997 a 2014 de veintisiete estados, nueve de los cuales implementaron políticas de marihuana medicinal. Su estudio fue el quinto en mostrar disminuciones en el uso de opioides o muertes en los estados que permiten el cannabis medicinal.

Estudios anteriores informaron de la relación existente entre la marihuana terapéutica y la disminución en las recetas de opioides, los accidentes con vehículos relacionados con su uso y las muertes por sobredosis de estas sustancias.

En un estudio de 2014, el Dr. Marcus Bachhuber encontró que las muertes por sobredosis de opioides cayeron un 25 por ciento en los estados que legalizaron la marihuana medicinal.

Desde el año pasado, cuando Nueva York puso en marcha su programa de marihuana medicinal, Bachhuber incluyó el cannabis en un menú de opciones que ofrece a sus pacientes que sufren de dolor crónico o severo por la neuropatía y el VIH / SIDA, dijo en una entrevista telefónica. Bachhuber, profesor del Colegio Albert Einstein de Medicina y del Centro Médico Montefiore en el Bronx, no participó en el nuevo estudio.

Muchos de los pacientes de Bachhuber piden ayuda para abandonar los opiáceos altamente adictivos, y algunos han usado marihuana para disminuir los analgésicos prescritos, dijo.

Sin embargo, una ley federal de 1970 coloca el cannabis en la misma categoría que la heroína, el Anexo 1 de la Ley de Prevención y Control Integral del Abuso de Drogas, y considera que no tiene valor medicinal. En consecuencia, los médicos sólo pueden recomendar, no prescribir, la marihuana.

La prohibición federal también ha llevado a severas limitaciones en la investigación sobre marihuana.
En enero, un informe de las Academias nacionales encontró pruebas concluyentes o sustanciales de que el cannabis puede tratar eficazmente el dolor crónico, la náusea y la espasticidad inducidas por la quimioterapia. El informe, escrito por un grupo independiente de expertos médicos, no encontró evidencia de muertes por sobredosis de cannabis.

Bachhuber lamentó la escasez de investigación sobre las mejores maneras de usar la marihuana como medicina. "Tenemos información de que funciona basándose en el informe de las Academias Nacionales", dijo. "Pero no conocemos aspectos como con quién funciona mejor, a qué dosis, por cuánto tiempo".