8 requisitos para mantener con éxito un dispensario medicinal cannábico

Antes de abrir un dispensario de cannabis hay que tener en cuenta muchos factores y manejar información sobre distintas variables que pueden hacer que la empresa salga adelante, o caiga estrepitosamente. Muchos de estos conocimientos y consideraciones son aplicables a la apertura de un Club Social de Cannabis en España o una Asociación Cannábica. ¿Qué hay que saber para que el dispensario de marihuana tenga éxito?

 
Jamie Shaw, portavoz de la BC Compassion Club Society y presidenta de la Asociación Canadiense de Dispensarios Médicos de Cannabis.

Jamie Shaw, portavoz de la BC Compassion Club Society y presidenta de la Asociación Canadiense de Dispensarios Médicos de Cannabis.

 

Hace un año, Jamie Shaw, portavoz de la BC Compassion Club Society (dispensario de cannabis médico más longevo en América del Norte) y presidenta de la Asociación Canadiense de Dispensarios Médicos de Cannabis, enumeraba en un artículo para el portal de noticias canadiense sobre cannabis Lift news, algunos de estos factores a tener en cuenta:

 

1. Conocimiento de la ley

Antes de abrir un dispensario de marihuana, es necesario conocer la ley vigente, tanto a nivel estatal como federal. Resulta muy difícil no incumplir las leyes respecto a la marihuana y, en casi todos los casos, se acaba quebrantando alguna de ellas.

Aquel que pretenda abrir un dispensario, deberá saber por lo tanto, cuáles son las leyes relacionadas con el cannabis, y a su vez, todas las normativas y reglamentos federales, provinciales y municipales sobre venta al por mayor, espacios públicos, prácticas de empleo, seguridad alimentaria o privacidad. Contar con un abogado especializado en la jurisprudencia relativa al cannabis puede ser una enorme ventaja, ya que la información a manejar es mucha y varía frecuentemente.

Tener una comprensión básica de la legislación fiscal y los requisitos de contabilidad y presentación de informes para el modelo de negocio que se quiera llevar a cabo, resulta también un requisito fundamental. Éstas directrices son igualmente aplicables a la apertura de un Club Social de Cannabis o una Asociación Cannábica en España, donde debido a la existencia de una falta de regulación y una ley incompleta que lleva a la confusión, es imprescindible conocer los límites que establece la jurisprudencia.

 

2. La importancia de Recursos Humanos

La comprensión del derecho laboral y de las prácticas de empleo son sólo una parte de los recursos humanos. Cuando las empresas hablan de la gestión de sus activos, a menudo se olvidan de que su personal es su mayor activo. Contar con un personal bien informado, apasionado y feliz con su trabajo es una de las claves del éxito de un dispensario, como lo es también de un Club Social de Cannabis en España.

Sin embargo, las dotes a la hora de contratar y motivar al personal no evitarán los problemas que tan solo las habilidades de un profesional de los Recursos Humanos pueden solventar.
Una demanda de derechos humanos por parte de un empleado descontento, puede acabar en una condena para la empresa incluso aunque ésta no haya hecho nada malo. Aquí es donde reside la importancia de las Relaciones Públicas.

 

3. Buenas Relaciones Públicas

Existe la equivocada tendencia a pensar que las RR.PP. se limitan a tareas de marketing, comunicados de prensa, y a cuidar la imagen que una organización ofrece en los medios de comunicación. Relacionarse con el público es una parte fundamental de los dispensarios, pero no solo mediante los canales mencionados previamente, sino también a través de conferencias, eventos y al trato directo con el cliente.

Otro de los factores a tener en cuenta es que los eventos, además de ser un espacio en el que enseñar al público el negocio, es también un lugar para establecer contactos, lo que de algún modo le da un valor real a la empresa. Más incluso que un bombardeo multimedia mundial.
Para mantener buenas relaciones con la comunidad local es necesario contar con la ayuda de los pacientes o clientes. La mayoría de ellos entenderá la situación y estará muy dispuesto a apoyarle en sus metas. Pero hay que recordar que un solo vecino disconforme puede llegar a causar muchos problemas.

Relacionarse con el público requiere mucho más que hablar. Hay que saber diferenciar entre lo que se quiere decir, que es algo importante, y lo que necesitas que la gente escuche, que es fundamental. Por ello resulta vital conocer lo que aliados y enemigos piensan y, más importante aún, conseguir que la gente que está entre ambos bandos se posicione hacia nuestro lado.

El estado de Ontario permitía recientemente que los pacientes usuarios de cannabis medicinal pudieran consumirlo en lugares públicos. Esta decisión hizo que los medios reformularan lo sucedido como una anarquía absoluta de gente que consumía marihuana por todas partes. Todos aquellos que mostraron su apoyo a la idea, solo lograron alimentar la histeria.
La reglamentación no tenía nada que ver con lo que los medios estaban retratando, pero ya no importaba.
He aquí la importancia de saber transmitir el punto de vista que se desea ya que, pese a que se cuide todo el aspecto de la comunicación al detalle, siempre habrá medios que tergiversen el mensaje que queremos hacer llegar, no lo entiendan o no estén autorizados a hablar favorablemente de nosotros. Por lo tanto, siempre habrá gente que no esté de acuerdo con el negocio o que tendrá una idea equivocada sobre él.

 

4. Estar a la vanguardia del mercado

Como cualquier negocio que proporciona un servicio o producto, éste necesita ser obtenido. Al tratarse de cannabis, uno debe tener en cuenta no sólo los precios actuales del mercado, sino también mantenerse al día con las últimas variedades, las técnicas de cultivo, la investigación y la oferta de derivados cada vez más amplia. Las necesidades del paciente en torno a la variedad del cannabis medicinal son muy diversas. A medida que se desarrollan nuevas tendencias en la producción, lo que se ofrece debe ampliarse. Si realmente alguien trata de abrir un dispensario en un mercado aún ilícito para atender a pacientes médicos, se debe mostrar una especial atención para cerciorarse de que sus productos son seguros y son obtenidos de productores éticos que están realmente preocupados por el paciente.

 
Es importante que el dispensario esté a la vanguardia y disponga de los diferentes tipos de cannabis actuales.

Es importante que el dispensario esté a la vanguardia y disponga de los diferentes tipos de cannabis actuales.

 

 

5. Realizar un análisis del inventario

Tras tener el producto que se va a vender, el propietario debe preguntarse si tiene la cantidad suficiente, si tiene diferentes variedades para cubrir las distintas necesidades del paciente, si el lugar en el que está guardado es el ideal, etc. Los procedimientos y protocolos de almacenamiento y manipulación del cannabis son muy específicos. Tanto en la teoría como en la práctica, el propietario necesita ser capaz de controlar todos los aspectos de su inventario, y entender exactamente dónde va su cannabis.

Los procedimientos de seguridad también deben ser resueltos no sólo como práctica regular, si no también en caso de emergencias: terremotos, incendios, inundaciones, robos o incursiones policiales por ejemplo. Cualquier factor que no esté bajo control, se podrá convertir en un peligro real.

 

6. Importancia de la Salud y la Seguridad

Aunque hemos abordado algunos de los problemas relacionados con la manipulación y la calidad del cannabis medicinal, la seguridad del personal y de los pacientes también es importante. Desde las políticas de seguridad en el trabajo a nivel local y federal, hasta los desastres antes mencionados, mantener al personal y a los pacientes o clientes seguros puede ser un trabajo a tiempo completo por sí solo. Los reglamentos de salud y seguridad y la preparación para emergencias son sólo una parte de estos reglamentos. Para algunos dispensarios, las situaciones y los conflictos que pueden surgir de la simple realización de negocios sencillos pueden requerir algo más que un buen servicio al cliente o habilidades de relaciones públicas. Es posible que en algunas ocasiones haya que saber ejercer como trabajador social para atender a algunos clientes.

 

7. Cuidar el aspecto del negocio

La apariencia de la tienda puede transmitir mucho más que cualquier número de palabras sobre el ambiente que se ha querido crear. Las reformas deben ser planificadas, diseñadas e implementadas. El espacio debe ser un ambiente accesible, seguro y agradable tanto para los trabajadores como para los clientes. Necesita evocar la sensación que el propietario ha decidido, y debe ser funcional (recordar todas las políticas de seguridad y los procedimientos de seguridad).

 
Es importante cuidar el aspecto del dispensario de manera que transmita una sensación agradable de seguridad.

Es importante cuidar el aspecto del dispensario de manera que transmita una sensación agradable de seguridad.

 

8. Vender

Obviamente el propietario desea promover los beneficios del cannabis como producto, y que éste tenga éxito. La última imagen que debe ofrecerse es la de parecer que se está animando a la gente a usar más marihuana terapútica de la que necesita. Este es uno de los principales problemas que los pacientes citan con la medicina convencional, mientras que la reducción de los productos farmacéuticos habituales es uno de los beneficios más a menudo aclamados de usar cannabis.

Es necesario tener un sistema de seguimiento de inventario, un TPV (terminal del punto de venta) similar a los que existen en cualquier comercio, mecanismos de retroalimentación, contabilidad y nóminas, y todas las tareas de administración relacionadas bien estructuradas. Pero los dispensarios no son otro negocio minorista. Se ocupan de gestionar la información del paciente, como lo hacen los Clubes Sociales de Cannabis y las Asociaciones Cannábicas en España, lo que significa que también debe contar con todos los requisitos de una oficina médica, incluidos los sistemas para administrar y proteger la información confidencial.


Una vez se han tenido en cuenta todas estas consideraciones previas, el dispensario está listo para comenzar a funcionar. El propietario de un dispensario está ayudando a facilitar la vida de las personas, algunas de las cuales se enfrentan a grandes cargas, que requieren paciencia, comprensión y compasión.

Es necesario saber que día a día, el propietario tendrá que lidiar con una profunda ignorancia por parte del público hacia el cannabis y con ser tachado por el estigma que aún rodea a la planta. El regente de un dispensario se enfrenta a que cada día se le cuestione por qué lo hace, a nuevos juicios de valor, a nuevas tribulaciones, a gente que le juzgue por haber ido demasiado lejos y a otros que crean todo lo contrario.

Se enfrentará también a días que sean demasiado duros debido a esta presión social en los que inevitablemente llegará a cuestionarse por qué lo hace, días en que los prohibicionistas, la ley y la percepción pública parezcan demasiado fuertes hasta llegar al punto de que el propietario se plantee abandonar.

Sin embargo, por suerte al final los casos de pacientes cuya vida se ha alargado gracias al cannabis o que han conseguido, gracias a la labor que desempeñan los dispensarios, Clubes Sociales de Cannabis y Asociaciones Cannábicas, aliviar el dolor de alguien que apenas podía salir de casa, pesan más que una concepción social basada en la desinformación y los prejuicios.