Israel se encamina hacia la despenalización del cannabis

  • Poseer y consumir marihuana en casa no será castigable, y las condenas por consumo en público han sido reducidas considerablemente.
     

  • Los ingresos de las multas se destinarán a la educación para la salud y al aumento de la conciencia pública sobre los peligros del uso de drogas.
     

  • Los altos funcionarios de las ONG que promueven la legalización expresaron su satisfacción con la propuesta de despenalización del ministro de Salud Pública.

 

La política de Israel sobre el cannabis se someterá a un proceso de "descriminalización responsable", según anunciaba el pasado jueves el ministro de Seguridad Pública, Gilad Erdan.
Erdan ha informado de que Israel reducirá el procesamiento por el uso recreativo de la droga, en un movimiento visto como un paso hacia la despenalización de la marihuana. La nueva política implicaría multas administrativas por poseer más de 15 gramos de marihuana.

Esta nueva normativa se ha basado en las conclusiones obtenidas por un comité especial de investigación encabezado por el Director General del Ministerio de Salud Pública Rotem Peleg, e incluirá cuatro nuevos tipos de delitos relacionados con los fumadores de cannabis.

Bajo la propuesta del comité, poseer y usar marihuana en casa no sería castigable, pero fumar en público podría conllevar una serie de consecuencias legales.
“La nueva política todavía requiere la aprobación del gabinete, ya que debe ser coordinada con otros ministerios del gobierno”, dijo Erdan.

 

El ministro de Seguridad Pública de Israel, Gilad Erdan.  

El ministro de Seguridad Pública de Israel, Gilad Erdan.

 

De acuerdo con la política propuesta, los usuarios de cannabis que sean interceptados por primera vez consumiendo cannabis en público recibirán una multa de 1.000 shekels (unos 247 euros), y no tendrán antecedentes penales como resultado. Esa cantidad se vería duplicada en caso de ser la segunda vez que es detenido con cannabis. La tercera vez que se cometa la infracción, las personas capturadas podrían evitar el enjuiciamiento si aceptan una serie de medidas posibles, incluyendo la pérdida de permisos de conducir o de armas y la participación en un programa de rehabilitación. Aquellos que estuvieran fumando en público por cuarta vez estarían sujetos a acusación automática y se enfrentarían a penas de prisión.

Bajo la nueva política, si un menor es atrapado usando marihuana, sería investigado criminalmente sólo si se niega a participar en un programa de tratamiento, dijo Erdan.

Según el ministro, los ingresos de las multas se destinarán a la educación para la salud y al aumento de la conciencia pública sobre los peligros del uso de drogas.
Lo que llevó a la decisión del ministro de adoptar las nuevas medidas, propuestas por el informe elaborado por el comité, es el hecho de que la policía no tiene las herramientas para lidiar contra el consumo de drogas de autoconsumo, y carece de un método eficaz de hacer cumplir la ley contra los conductores bajo la influencia de las drogas.

"He visto con mis propios ojos el grave daño causado por el consumo de drogas, incluido el cannabis", dijo Erdan a periodistas. "No tomo este asunto a la ligera. Este es un cambio real y una nueva política, que por un lado no renuncia al elemento de aplicación de la ley y por el otro adopta otro enfoque centrándose en al área de la educación y tratamiento. Queremos enseñar a nuestros jóvenes que el uso de drogas es perjudicial. No tomaría decisiones irresponsables al respecto sin entender las consecuencias de esta nueva política".

Según las cifras aportadas por la policía, el consumo de marihuana, entre una población que siempre ha sido respetuosa con el resto de leyes, estaba en aumento. En los últimos años el cannabis se ha ido percibiendo gradualmente como cada vez menos peligroso, particularmente entre los menores.


No tomaría decisiones irresponsables al respecto sin entender las consecuencias de esta nueva política.
— Gilad Erdan, ministro de Seguridad Pública de Israel

El uso de marihuana es bastante común en Israel. La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito ha dicho que casi el 9% de los israelíes consumen cannabis.
Las cifras presentadas al Ministerio de Justicia mostraron que sólo 188 personas fueron arrestadas en 2015 por fumar marihuana, una caída de 56% desde 2010.

El ministro Erdan aseguraba que dentro de tres semanas la propuesta será presentada al gobierno, y si se aprueba, pasará a aplicarse de manera inmediata.

Cabe señalar que en 2007 Erdan, que por entonces era presidente de la ONG antidrogas Al-Sam, dijo en una entrevista: " En Al-Sam estamos familiarizados con muchos casos de adolescentes que comenzaron consumiendo lo que consideran drogas "blandas", pero el resultado es que estos adolescentes han llegado a caer en la depresión o el suicidio. Un adolescente que consume cannabis, tiene además alrededor de un 40% de probabilidades de estar involucrado en un accidente de coche”.

El Dr. Yossi Harel-Fisch, científico jefe de la IADA (La autoridad antidrogas de Israel), explicó que "el objetivo es fomentar el cambio para que podamos minimizar el fenómeno y la cultura que rodea a la marihuana." Esto es un gran paso adelante que permitirá asignar más recursos a la educación y a crear una conciencia pública ".

La marihuana medicinal ya es una industria en auge en Israel con el respaldo del Ministerio de Salud. Las estadísticas de 2015 muestran que 23.000 personas están siendo tratadas con cannabis medicinal en el país.
El judaísmo permite la ingestión de cualquier sustancia natural que ayude a las personas a mantenerse sanas. Los conservadores religiosos incluso han aceptado el cannabis medicinal.
La organización ICAN, incubadora de tecnología de cannabis en Israel, dio la bienvenida al anuncio. "Este cambio aumentará significativamente el espíritu empresarial y la inversión en el cannabis en Israel mientras el viejo estigma criminal hacia la planta desaparece", dijo el co-fundador de ICAN, Saul Kaye, en un comunicado.


Esto es un gran paso adelante que permitirá asignar más recursos a la educación y a crear una conciencia pública.
— Dr. Yossi Harel-Fisch, científico jefe de la IADA.

Los altos funcionarios de las ONG que promueven la legalización expresaron su satisfacción con la propuesta de política de Erdan y dijeron que esta propuesta marca el final de la persecución obsesiva de los consumidores de cannabis.
"La prohibición no sólo no benefició a nadie, sino que perjudicó los derechos individuales y desperdició millones de shekels del dinero de los contribuyentes", dijo Boaz Arad, cofundador del partido de izquierda, Nuevo Movimiento Liberal. "La decisión de cambiar la política es valiente, importante y promueve la libertad de los ciudadanos israelíes para elegir sin temor a la criminalización”.

Sin embargo, hubo quienes se opusieron a la nueva política respecto al cannabis.
Assaf Weiss, fundador y director general de la organización Maagalim para jóvenes en riesgo, escribió a Erdan: "El mensaje que se envía hoy con esta medida de despenalizar el uso del cannabis es muy preocupante, y los adolescentes son propensos a interpretar que fumar marihuana es algo positivo".

 

Saul Kaye, confundador de iCAN.  

Saul Kaye, confundador de iCAN.

 

Mientras los funcionarios relajan las leyes con respecto a la marihuana, la represión de la nación contra los cigarrillos continúa expandiéndose.
El Ministerio de Salud de Israel anunció recientemente reglas más estrictas contra el consumo de tabaco, incluyendo una prohibición completa de la publicidad de los cigarrillos, requiriendo también que los envases incluyan advertencias ilustradas y que se amplíe la prohibición de fumar en lugares públicos.