Los 5 posibles futuros que Trump puede plantear para la industria del cannabis

Que Donald Trump haya sido finalmente nombrado presidente de Estados Unidos es más sorprendente que la realidad de que la industria de la marihuana esté camino de convertirse en un negocio de 21 mil millones de dólares en el año 2021. Unos 19.630 millones de euros. Sorprendente o no, el destino del cannabis, está en manos de Trump y las decisiones políticas que él y su equipo de gobierno, decidan tomar al respecto marcarán el futuro de la nueva industria milmillonaria.

 

Según un informe publicado por ArcView Research, consultora experta en la realización de estudios de mercado del cannabis, estadounidenses y canadienses gastaron 53.300 millones de dólares sumando la marihuana legal recreativa, medicinal y el mercado negro, juntos en 2016. La cifra es mayor al dinero que los estadounidenses gastan en un año en McDonald’s y Sturbucks juntos.

Con tantos millones de dólares y negocios en juego, la industria mira nerviosa hacia el inicio de la era Trump preguntándose qué pasará bajo la nueva administración.

Muchos creen que las palabras del Presidente Trump indican que él o bien estará a favor del derecho de cada estado a decidir sus propias normas en la materia, o al menos apoyará la marihuana medicinal. Sin embargo, el nuevo Presidente ya ha mostrado su voluntad de echarse atrás en algunas de sus promesas electorales, por lo tanto, no hay garantías de que vaya a mantener su palabra.

Además Jeff Sessions, el nuevo fiscal general, es un declarado detractor de la marihuana y es muy posible que él pueda tratar de desmantelar la nueva y creciente industria del cannabis.

 

Jeff Sessions, Fiscal general de los Estados Unidos de América.

Jeff Sessions, Fiscal general de los Estados Unidos de América.

 

El medio especializado en noticias sobre negocios relacionados con el cannabis e información económica referente a la industria de la marihuana, Marijuana Business Daily, establecía 5 escenarios posibles de actuación de Trump sobre la marihuana en Estados Unidos:

 

1. El gobierno de Trump inicia una guerra abierta contra la marihuana recreativa y medicinal.

Trump ha demostrado su deseo de erradicar todo lo relacionado con el presidente Barack Obama. Si están dispuestos a rescindir el seguro médico para 22 millones de personas, ¿por qué no iban a suprimir todas las nuevas libertades otorgadas al nuevo mercado del cannabis?.

Marijuana Business Daily afirma que Trump podría eliminar el Memorando Cole: un documento que estableció líneas de actuación para resolver la contradicción entre las leyes federales y las de los estados con marihuana legal. Gracias a ese memorándum, los negocios de Colorado, Oregón, Alaska y Washington han podido minimizar el riesgo de una intervención federal. Si se eliminara el documento el nuevo gobierno del país podría comenzar a cerrar empresas y apoderarse de activos.

Probablemente empezarían tratando de cerrar aquellas empresas que manipulen directamente la planta. Si bien la enmienda Rohrbacher-Farr proporciona cierta protección al no permitir que el gobierno invierta dinero en acciones contra negocios de marihuana medicinal, si que podrían ir tras pequeños negocios que no tienen los recursos para luchar. Esta enmienda debe ser renovada por el Congreso el próximo 28 de abril. En caso de que no sea así, la protección desaparecería y la industria podría retroceder durante años.

 

2. La marihuana medicinal se queda donde está, pero se pone fin al uso recreativo.

El gobierno podría empezar por asaltar a los negocios minoristas de uso y requisar su dinero e inventario sin necesidad de tener que acusarlos de ningún delito. La mayoría de estas empresas no tienen los recursos financieros para luchar contra el gobierno en lo que probablemente sería una batalla perdida. Los estados podrían llevar al gobierno a los tribunales y luchar por los derechos de sus votantes que eligieron el uso recreativo y parece que California se está preparando para hacerlo al contratar al ex procurador general Eric Holder.

 

3. Los mercados existentes se quedan como están, pero cualquier nueva libertad en vía de otorgarse se retrasa o se bloquea.

Muchos creen que la nueva administración tendrá otras prioridades, como la atención de la salud y que el negocio de la marihuana no será el primer punto en la lista de temas por abordar. Sin embargo, el nuevo gobierno podría poner freno a los nuevos estados que van a tratar de legalizar el cannabis, presionando a aquellos que no están protegidos por la enmienda Rohrbacher. También podría darse el caso de que intencionalmente se mostraran indecisos o ambiguos a la hora de posicionarse a favor o en contra del cannabis (como hasta ahora está sucediendo), algo que podría provocar que los estados no se atrevan a tomar un camino concreto mientras esperan a ver qué sucede.

 

4. El statu quo permanece - nada cambia y todo sigue su curso natural.

Es posible que todo el negocio del cannabis se quede tal y como está ahora mismo. El Memorando Cole se mantendrá y los estados que han aprobado la legalización seguirá adelante como estaba previsto sin interferencia. Las encuestas han demostrado que la mayoría de los estadounidenses están a favor o la legalización y los estados disfrutan de las nuevas formas de ingresos. Si la nueva administración opta por reducir los servicios gubernamentales, sería más fácil que los estados pudieran proporcionar más para sí mismos y pagar por estos servicios con sus propios ingresos.

 

5. La administración Trump apoya abiertamente a la industria del cannabis.

Más allá de cualquier ideología, Trump es un hombre de negocios, al igual que muchos de los integrantes de su gabinete de gobierno.

Quiere trabajos y la industria del cannabis de momento ha proporcionado entre 100.000 y 150.000 puestos de trabajo en todo el país. El cannabis goza de una gran popularidad en todo Estados Unidos, y a Trump le gusta estar de parte de todo lo popular. Si Trump ofreciera su apoyo y se mostrara partidario hacia la industria del cannabis, inmediatamente ganaría millones de nuevos fans. La marihuana podría incluso ser eliminada de la lista de sustancias controladas y crear potencialmente nuevos productos para exportar. Los bancos podrían comenzar a prestar su oído a todo un nuevo sector de clientes. Es justo el tipo de movimiento grande e impactante que se ajusta a la línea de actuación habitual de Trump.

 

Donald Trump jurando su cargo sobre la biblia ante el juez John Roberts del Tribunal Supremo.

Donald Trump jurando su cargo sobre la biblia ante el juez John Roberts del Tribunal Supremo.

 

¿Cuál de los cinco escenarios es más probable que acabe viendo Estados Unidos?  Marijuana Business Daily cree que es el statu quo. Ellos piensan que la industria continuará avanzando por el camino actual. Posibles nuevas acciones incluyen el Congreso que enmienda Rohrbacher-Farr para incluir todos los estados. El Departamento de Justicia podría publicar un nuevo memorando con diferentes directrices nuevas. El informe afirma que "no parece en este momento que la industria del cannabis vaya a sufrir una gran represión y cualquier gran esfuerzo coordinado para cerrar los negocios de marihuana no tendría mucho éxito si llegara a intentarse.

 

—Fuente: Forbes