La marihuana: un afrodisíaco milagroso según un nuevo estudio

  • El 70% de los sujetos experimentaron “mejoría en el placer y el grado de satisfacción” tras haber utilizado cannabis.
     

  • Es necesario investigar más para entender la relación existente entre la marihuana y el sexo.
     

  • Si el cannabis se uniera al ginseng y la raíz de maca en la categoría de afrodisíacos probados, podría perturbar el mercado multimillonario de la disfunción eréctil.

 

Según un nuevo estudio publicado en la revista Pharmacological Research el 21 de noviembre, las personas que habían consumido cannabis antes del coito, experimentaron "efectos afrodisíacos" en aproximadamente la mitad de los casos. El 70% de los usuarios dijeron haber experimentado "mejoría en el placer y la satisfacción", según una revisión de estudios preclínicos e investigaciones que utilizaron sujetos humanos.

Investigadores de la Universidad de Catania en Italia y la Universidad Charles y la Universidad Masaryk en la República Checa no encontraron grandes discrepancias entre hombres y mujeres en estos informes, lo que significa que la marihuana podría ser un potenciador de la líbido independientemente del sexo de una persona.

La marihuana es la sustancia ilícita más comúnmente utilizada, y durante miles de años, se ha documentado el efecto de la planta sobre el funcionamiento sexual. Sin embargo, la comunidad científica no se ha interesado mucho por el tema, en parte por la dificultad a la hora de realizar cualquier tipo de estudio sobre cannabis, puesto que  sigue siendo una sustancia ilegal bajo la ley federal de los EEUU.

Aún no se sabe exactamente qué papel juega el cannabis en el sexo. Los mecanismos estimulantes del placer están regidos por complicados sistemas psicológicos, neurológicos y endocrinológicos.

Cuando una persona consume marihuana, las sustancias de la planta pasan por el sistema nervioso al cerebro y se establecen en las moléculas conocidas como receptores cannabinoides. Estas pequeñas celdas de retención influyen en el placer, la memoria, la coordinación y la cognición, entre otras funciones. Consumir cannabis afecta al pensamiento y el comportamiento, por lo tanto, es posible que el sistema endocannabinoide influya en el comportamiento sexual.

En el estudio, los científicos evaluaron varias investigaciones llevadas a cabo durante los años 70 y 80 sobre los efectos del cannabis en las relaciones sexuales.

En 1970, Erich Goode, ex profesor de sociología en la Universidad de Stony Brook de Nueva York, sugirió que el uso frecuente pero no excesivo de marihuana se asociaba con efectos afrodisíacos en aproximadamente el 50% de los encuestados. En torno a un 70% de los sujetos experimentaron un incremento del placer.

 
Erich Goode, profesor emérito en sociología de la Universidad de Stony Brooke en Nueva York.

Erich Goode, profesor emérito en sociología de la Universidad de Stony Brooke en Nueva York.

 

En un estudio de 1983 publicado en The Journal of Sex Research, los investigadores entrevistaron a un grupo de personas heterosexuales y sexualmente activas sobre los efectos percibidos en el comportamiento sexual tras el consumo de marihuana. Los resultados apoyaron los hallazgos de Goode. Aproximadamente la mitad de los usuarios experimentaron un mayor deseo sexual por su pareja, y más de dos tercios de los sujetos afirmaron haber sentido mayor placer sexual y satisfacción después de usar el cannabis.
"Muchos sentían que la marihuana era un afrodisíaco", escribieron los autores.

Pese a los datos arrojados por estos estudios, aún estamos muy lejos encontrar marihuana en las farmacias como sustituto de la popular Viagra. Los estudios investigados en la revista Pharmacological Research son pocos y de hace décadas. Es necesario investigar más para entender la relación existente entre el cannabis y el sexo.

Si el cannabis se uniera al ginseng y la raíz de maca en la categoría de afrodisíacos probados, podría perturbar el mercado multimillonario de la disfunción eréctil.

Este descubrimiento sería una buena noticia para las mujeres, que han sido ignoradas en gran medida en el campo de la disfunción sexual. Una pequeña píldora rosa conocida como la "Viagra Femenina" recibió la aprobación de la Food and Drug Administration en 2015, pero aún tiene que tomar fuerza entre los consumidores.

El tiempo dirá si la marihuana puede llegar a convertirse en la Viagra de la naturaleza.