¿Cómo afecta a México la legalización del cannabis en EE.UU.?

  • El senado de México legalizó el 13 de diciembre el cultivo con fines medicinales con 98 votos a favor y 7 en contra.
     

  • El cultivo legal en Estados Unidos podría acabar con las exportaciones de México.
     

  • La variedad mexicana de cannabis mantiene su atractivo para el consumidor al venderse a precios mucho más bajos que la estadounidense.

 

A medida que el uso legal de la marihuana se extiende rápidamente en los Estados Unidos, los legisladores mexicanos están dando pequeños pasos para despenalizar la marihuana en un país donde la guerra contra las drogas ha matado a más de 100.000 personas en la última década.

La creciente disparidad en la legislación sobre drogas está estimulando un debate en México sobre la eficacia de la prolongada batalla de su gobierno contra los poderosos cárteles de la droga, en un momento en el que gran parte de los Estados Unidos, está renunciando a esta guerra. 

Tras las recientes legalizaciones en California, Massachussetts, Nevada, Main, Arkansas, Florida y Dakota del Norte, un 21% de la población del país, puede tener acceso legal a la marihuana recreativa o medicinal.
El Senado de México legalizó el 13 de diciembre el cultivo de marihuana con fines farmacéuticos y científicos 98 votos a favor y tan solo 7 en contra. Sin embargo, las voces que pedían la legalización del uso recreativo del cannabis no fueron escuchadas. 

Armando Santacruz, foto de Saul Ruiz.

Armando Santacruz, foto de Saul Ruiz.

"Estamos retrocediendo en comparación con California y otros lugares", dijo Armando Santacruz, un hombre de negocios de la Ciudad de México, y activista a favor de la legalización del cultivo y el consumo de marihuana para uso personal. A finales del 2015, La Corte Suprema de México, permitió Al Sr. Santacruz y sus compañeros demandantes cultivar y consumir marihuana para uso personal.

Desde entonces, más de 350 personas han presentado peticiones para cultivar o consumir marihuana para uso personal a la agencia federal que regula las sustancias ilegales. La agencia dijo el 16 de diciembre que no aprobará ninguna solicitud de uso recreativo.

Según los expertos, uno de los grandes problemas, es la resistencia de los grupos de delincuencia organizada de México. Aún con el auge del cultivo de marihuana en California y en otras partes de Estados Unidos, las bandas criminales mexicanas siguen siendo los principales proveedores extranjeros de la droga para los consumidores estadounidenses.

Aunque menos potente que la hierba estadounidense, la variedad mexicana mantiene su atractivo para el consumidor al venderse a precios mucho más bajos. Mientras que las pandillas se han diversificado desde hace mucho tiempo en la cocaína, la heroína y las anfetaminas, el comercio de marihuana continúa proporcionando un flujo de ingresos estable, de acuerdo con las fuerzas de seguridad estadounidenses y mexicanas.

 
 
Es poco probable que las propuestas de legalización avancen en el Congreso a corto plazo.
— Raúl Benítez Manaut, experto en seguridad nacional de la Universidad Nacional Autónoma de México.
 
 

En lugar de expulsar a las pandillas del negocio, la legalización del cultivo y el uso de marihuana podría darles a las mafias las llaves de un mercado lucrativo y legítimo para la droga. "Si se legaliza, ellos tendrán los productores y la red de transporte", dijo Mike Vigil, un ex jefe de la DEA, (Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos).

El cultivo legal en Estados Unidos, que crece tras las recientes nuevas libertades, podría acabar con las exportaciones de hierba de México. A medida que los precios disminuyen, "lo que ganan por kilo no vale la pena el riesgo", dijo Alejandro Hope, un experto en seguridad pública que anteriormente era analista senior de Cisen, la agencia de inteligencia civil de México. "En el momento en que no sea rentable, habrá un colapso. No estamos muy lejos de eso”, afirmaba.

"El Chapo" Guzmán escoltado por las fuerzas de seguridad tras su última detención. Foto de AFP a través de Getty.

"El Chapo" Guzmán escoltado por las fuerzas de seguridad tras su última detención. Foto de AFP a través de Getty.

El cultivo de marihuana, junto con campos de amapolas de opio y laboratorios para producir metanfetamina, sostiene comunidades en todo México. Las primeras áreas productoras incluyen el llamado Triángulo Dorado del noroeste de México, montañas accidentadas que albergan al poderoso Cartel de Sinaloa, encabezado por Joaquín "El Chapo" Guzmán hasta su último arresto a principios de este año.

Las tropas y la policía mexicanas incautaron más de 450 toneladas de plantas en el último año y erradicaron unas 6.000 hectáreas de cosecha, según el gobierno. Más al norte, la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos confiscó más de 750 toneladas de cannabis mexicano a través de la frontera en el año fiscal 2015, según estadísticas oficiales.

Mientras que el uso médico de la marihuana ha ganado apoyo entre la mayoría de los mexicanos, las encuestas de opinión muestran que el uso recreacional despenalizado sigue siendo ampliamente impopular. “Es poco probable que las propuestas de legalización avancen en el Congreso a corto plazo”, dice Raúl Benítez Manaut, experto en seguridad nacional de la Universidad Nacional Autónoma de México."Quizá el debate tenga lugar en dos o tres años, pero es probable que tenga lugar estado por estado y en áreas con un electorado liberal, como Ciudad de México", agregó.

Fuente: The Wall Street Journal