¿EN QUÉ CONDICIONES SE PUEDE CONSUMIR MARIHUANA EN LOS ESTADOS QUE ACABAN DE LEGALIZARLA?

El pasado 8 de noviembre, con un país totalmente polarizado, los estadounidenses elegían democráticamente a Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Ese mismo día, en un plano mucho más discreto, los residentes de California, Nevada, Massachussets, Maine y Arizona, también se dirigían a las urnas para decidir sobre la legalización del cannabis para uso recreativo.

 

Al día siguiente, Estados Unidos amaneció dividido en medio del huracán informativo tras el resultado de las elecciones y con la incertidumbre que suponía la victoria de un personaje tan polémico como el magnate de Queens. Sin embargo, los defensores del consumo sin restricciones del cannabis, ya fueran republicanos o demócratas, tenían motivos de sobra para estar de enhorabuena: la marihuana con fines lúdicos, había sido legalizada en sus estados y, de este modo, se unían a Colorado, Oregón, Washington y Alaska. El único que no corrió con esa suerte fue Arizona, donde con un 52% de los votos, ha decidido rechazar la legalización lúdica. Por su parte, Arkansas, Florida y Dakota del Norte también han aprobado las iniciativas electorales que legalizaban el uso de la marihuana, en este caso, enfocada al uso medicinal.

Soplan vientos de cambio respecto al uso de cannabis en Estados Unidos y es que ya son 8 los estados del país donde el consumo recreativo del cannabis es legal mientras que, los estados que han autorizado su uso medicinal suman ya 29. Sin embargo, si lo que nos imaginamos es que a raíz de éstas nuevas medidas, ahora cualquiera podrá ir por la calle consumiendo cannabis o adquirirlo en la tienda de la esquina, nos encontraremos muy alejados de la realidad. Estas nuevas libertades, tienen sus restricciones y, en cada uno de los nuevos estados en los que se ha aprobado el uso legal, la legislación que permite su consumo es distinta.


¿En qué casos se puede realmente consumir marihuana?

 

Arkansas

El uso lúdico de la marihuana aún está lejos para Arkansas. Los residentes que padezcan alguna de las 17 dolencias tipificadas entre las que están incluidas el cáncer, el glaucoma o la fibromialgia, podrán adquirir marihuana legalmente con la recomendación de un médico.

La mala noticia es que aún no existe ningún punto de venta habilitado para los pacientes. Una nueva comisión estatal empezará a aceptar solicitudes de licencias para dispensarios e instalaciones de cultivo a partir del 1 de junio de 2017.

 

California

Con más del 55% de los votos a favor de la proposición 64, el estado es uno de los más favorables de la nación al consumo de cannabis. Desde que ha sido aprobada la legalización con fines lúdicos, los residentes mayores de 21 años, ahora pueden utilizar, poseer y transportar hasta una onza de marihuana (unos 28,3 gramos) para su uso recreativo. También se podrán cultivar hasta 6 plantas por persona. Del mismo modo, las penas de prisión por la venta ilegal de la sustancia  se reducirán de 4 años a 6 meses.

Pese a todo, no existirán lugares para comprarlo de manera legal hasta el 1 de enero de 2018, fecha en la que el estado comenzará a emitir licencias a los dispensarios de marihuana para que les permitan vender brotes no medicinales. Tampoco se podrá fumar en la calle o en recintos públicos bajo una pena de 100 dólares de multa para aquellos que no respeten la norma. Por otra parte, se podrá seguir consumiendo de forma medicinal (consumo que lleva siendo legal desde hace 20 años) y estar en posesión de la marihuana de un amigo será legal.

 

Florida

Tras un abrumador 71,2% de los votos a favor, Florida es el primer estado del sur de Estados Unidos que legaliza el uso médico de la marihuana.  

El conocido como “estado del sol” ha ampliado el acceso a su actual programa de marihuana con fines terapeúticos agregando 10 nuevas afecciones que condicionan la cualificación del paciente incluyendo: cáncer, glaucoma, SIDA, trastorno de estrés postraumático, enfermedad de Crohn, esclerosis lateral amiotrófica, mal de Parkinson, epilepsia o esclerosis múltiple entre otras. En la misma consulta realizada en noviembre de 2014, los electores votaron en contra. Un 57,6% apoyó entonces la marihuana con fines medicinales en el estado conservador, pero era necesario al menos 60% de los votos para que la legalización fuera aprobada.

Florida comenzará a emitir tarjetas de identificación para los pacientes y el registro de los dispensarios y las instalaciones de cultivo se iniciará en octubre.

 

Maine

Los habitantes de Maine mayores de 21 años, tendrán el derecho de poseer la friolera de 2,8 onzas de marihuana (unos 79 gramos), más del doble del límite en la mayoría de los otros estados legalizados.

La ley entrará en vigor 30 días después de que el gobernador haya certificado los resultados de las elecciones y se encargará de regular el cultivo la distribución y la venta. El estado cuenta con un plazo de nueve meses para desarrollar regulaciones que otorguen licencias a dispensarios de marihuana recreativa y “clubes sociales de marihuana”, mientras que la aparición de los comercios minoristas, se verá retrasada unos años.

 

Massachusetts

Tras haber legalizado la marihuana medicinal en 2012, ahora el estado permitirá a los residentes consumir y transportar pequeñas cantidades de hierba sin receta a partir del 15 de diciembre. La iniciativa de votación despeja un camino para que las tiendas minoristas de marihuana abran en el estado a partir del 1 de enero de 2018, lo que podría traer unos 300 millones de dólares en nuevos ingresos fiscales.

 

Nevada

Los votantes dieron un sí rotundo a la marihuana recreativa en Nevada, donde a partir del próximo 1 de enero, será legal tener hasta una onza de marihuana.

La capacidad de vender sin embargo tardará mucho más tiempo en ver la luz. La medida ordena a la oficina de impuestos de Nevada implementar regulaciones a finales de 2017, con el fin de preparar el terreno para un lanzamiento minorista en 2018.

 

Dakota del Norte

Los pacientes que padezcan alguna de las 12 condiciones médicas tipificadaspodrán tener hasta 3 onzas (unos 85 gramos) de marihuana con la recomendación de un médico. Si el residente vive a más de 40 millas (64 kilómetros) de un punto dispensario, tendrán derecho a cultivar hasta ocho plantas para uso personal. Esta ley entrará en vigor en febrero de 2017.


Pese a todos los avances que suponen los resultados de los referéndums, la prohibición federal del uso de la marihuana sigue vigente y dificulta que la mayoría de las empresas que comercialicen dicha sustancia, puedan abrir cuentas con los bancos, cuyas licencias están federalizadas. La gran mayoría de la industria funciona con un sistema de pago en efectivo.